miércoles, 25 de septiembre de 2019

Actividades extraescolares: seis claves para que sean beneficiosas y no sobrecargar a los niños

Con el comienzo del nuevo curso escolar también llegan las actividades extraescolares. Ballet, fútbol, taekondo, natación, patinaje, música y teatro, entre otras tantas, son algunas de las actividades que ocupan la agenda de los niños aparte de su jornada escolar.

Muchas de ellas son actividades educativas y enriquecedoras para el desarrollo de los más pequeños, siempre que les dejen tiempo para el descanso y el juego. Sin embargo, debemos tener cuidado de no sobrecargar a los niños ya que un exceso de exigencia puede provocarles un estrés innecesario y no acorde a su edad. Os damos seis importantes claves a tener en cuenta antes sobre las actividades extraescolares:

1) Que el niño quiera hacerla
¿Le has preguntado a tus hijos qué quieren hacer? Parece una obviedad, pero a veces prima más el deseo de los padres por la actividad que la del propio niño. Queremos que sean los mejores al tenis o que aprendan chino, pero no tiene sentido que les forcemos.

2) Que sea acorde a sus gustos
No hay una actividad extraescolar ideal, ya que cada niño tiene sus propios intereses. La mejor actividad extraescolar para tu hijo será aquella que haga que se sienta bien, que la disfrute, que no rechace algo que debería ser una afición, un entretenimiento, aparte de que le aporte beneficios a nivel físico o intelectual.

3) No sobrecargarlos
Las actividades extraescolares han de realizarse en su justa medida, ya que apuntar a los pequeños a más extraescolares de la cuenta puede acarrearles consecuencias negativas, haciendo que se desvanezca por completo el objetivo inicial de este tipo de actividades.



4) Dejarles tiempo libre
Las actividades extraescolares pueden ser muy enriquecedoras, pero los niños también deben disponer de tiempo libre. Algunos padres se obsesionan con ocupar su agenda sin un minuto libre, aunque en muchos casos es culpa de una deficiente conciliación.

5) No forzarlos
Las extraescolares son también una oportunidad para que los niños descubran su talento, pero no alarguemos una actividad que vemos que no "funciona" con nuestro niño, incluso aunque sea la en principio él había escogido.

6) Debe ser un disfrute y no una obligación para el pequeño
Es normal que haya días que le de pereza, pero es importante que estemos atentos a señales de que ya no disfruta de lo que hace.

El exceso de actividades extraescolares en los niños propicia el estrés infantil que se manifiesta con dolores de cabeza, dificultad para conciliar el suelo, falta de apetito, cansancio crónico, etc. También repercute en la imposibilidad de expresar o controlar sus emociones y en preocupaciones que no son acordes a su edad.

Articulo completo


No hay comentarios:

Publicar un comentario